LOS HUESOS DE OSIRIS

                    Desparramados los calcetines, las toallas,

                    Una vez usados y tirados por el suelo

                    Los pantalones y las camisetas, arrugadas y manchadas.

                    Su cuerpo no está en ninguna parte. Ni un solo pedazo de carne.

 

                    Recojo y lavo, recompongo cada par.

                    Le plancho la manga (ahí estará su brazo).

                    Arreglo la almohada (ahí estará su cabeza).        

 

 

                              DIRECCIÓN

 

                    ¿Qué es lo que queda después de los hogares en orden,

                    Con horarios establecidos para toda la semana,

                    El ritmo monótono de los éxitos y del descanso,

                    Después de las cuentas pagadas puntualmente,

                    De un nombre sin tacha y múlitples impresiones buenas?

                    Solo una vida mal cuidada, encaminada por el mal sentido,

                    En otra dirección, no hacia la muerte.

 

 

                              DESFACE

                     

                    Siempre he llevado zapatos de mi tamaño.

                    No importa que no sean de marca famosa.

                    Siempre camisas de manga corta y de paño,

                    Siempre calcetines de la más desliñada prosa.

 

                    Cual cajones abiertos para una criatura curiosa y rara,

                    Así fueron los carteles de las tiendas para mi cabeza.

                    Siempre hubo ramas y espinas a la altura de mi cara,

                    Cada copa de árbol ya era demasiado baja y espesa.

                   

                    Un día estaré muerto y bien quieto yaceré en el cajón,

                    Tallado conforme a las medidas de la media general,

                    Con la columna y los miembros torcidos de un pisotón,

                    Doblada la cabeza para siempre, más allá del funeral.

 

                     BALADA DE LA SOLEDAD

 

                    Los policías me estuvieron buscando mucho rato,          

                        Llamaron a mis amigos, fueron de casa en casa.

                    Por fin me encontraron, como cualquier otro dato,

                    Para comunicarme lo que, de hecho, siempre pasa:

                    Los frenos fallaron, te mataste de tán guasa.

                    Te pusieron en la bolsa de plástico de cada asesinato.

 

                    En mi casa tuvo lugar la fiesta junto a la chimenea,

                    Vinieron los mentados amigos, trajeron a sus mujeres.

                    Si bien observé cómo cada una de ellas menea,

                    Quedámonos juntos, como en otros madrugares,

                    Juntos, en torno al debate y al aguardiante que chispea.

                    Hasta que sonó el teléfono. Para decirme ya nada más esperes.

 

                    Encontráronte a orillas del río, donde el agua ondea,

                    Ahí, en una orilla del Sava, no te desesperes.

 

                    En mi casa celebrábamos mi éxito en la torre de cristal.

                    Todo el mundo me alabó. Fue fenomenal.

                    A todos les di las gracias, incluso yo fui excepcional.

                    Entonces pusimos las noticias y ahí vi otro fin mortal.

 

                    Un maníaco te mató en otro parque primaveral.

 

                    Compré vinos selectos.

                    La fiesta seguía alegremente.

                    Los invitados y los que no fueron electos,

                    Comenzaron a apreciarme eternamete.

                    Entonces llegó el cartero,

                    Que me entregó el mensaje

                    De que ya habías muerto:

                    Simplemente falleciste,

                    en dos líneas y media,

                    casi como en un chiste.

 

                    Ahora estoy sentado y leyendo viejos libros

                    que me suenan a huerto.

                    Entonces apago la luz desde mi faro, mi puerto,

                    y ojalá me encuentre como muchos otros calibros

                    de amistad, en pleno silencio.

                    En tanto que los ataques de tos pasan a ser

                    cada vez más frecuentes,

                    cada vez otro suplicio

                    del estar o ver.

                    La noche se está acabando.

                    Hace rato que ni como presagaio

                    ya tus noticias me siguen llegando.

 
traducido Silvia Monros Stojaković